Tres colombianos heridos en masacre de Orlando

Tres colombianos heridos en masacre de Orlando

Hasta el momento se registran tres Colombianos heridos, que se encontraban en la discoteca Pulse, el día del tiroteo.

Tres colombianos heridos en masacre de Orlando

En el último informe de la cancillería Colombiana, se registran solo dos colombianos heridos el día de la masacre. Pero según publicaciones en la redes sociales, hay uno más que referenció encontrarse en la discoteca, a esa hora. Según su cuenta de Facebook, el joven escribió “Very Happy” e indicó la ubicación del lugar. Su estado de salud aún no se conoce.

Según el artículo del diario El Colombiano, en el sitio se encontraban además, el paisa Juan Orrego y la deportista Paula Andrea Blanco. El primero de ellos al parecer trabajaba en Pulse. El sábado, día de la tragedia, Orrego escribió en su cuenta de Instagram: “Mi nuevo destapador. Vengan a verme hoy en Pulse. Bebidas especiales toda la noche”. Como confirmó en sus redes sociales, recibió un impacto de bala en la pierna, pero se encuentra fuera de peligro.

En cuanto a Paula Andrea Blanco, jugadora de fútbol americano en el equipo Orlando Anarchy, se encontraba en la discoteca con su novio, el cual falleció, y con sus compañeras de equipo. La mujer fue herida en el brazo y una de sus amigas le ayudó a salir del sitio corriendo hasta que encontraron un policía. La familia de Blanco, recoge en la plataforma Gofundme, fondos para lo que se viene en el tratamiento de recuperación de su mano.

Miles de personas lloran la tragedia sucedida en el club gay Pulse de orlando, las autoridades siguen tratando de establecer los móviles del crimen. Y mientras tanto la cancillería de Colombia recorre los hospitales en busca de compatriotas heridos que puedan estar necesitando ayuda.

 

Fotografía tomada de Pixabay

Noticias relacionadas

La maravillosa carta de una periodista brasileña sobre el accidente aéreo del Chapecoense

La maravillosa carta de una periodista brasileña sobre el accidente aéreo del Chapecoense

La maravillosa carta de una periodista brasileña sobre el accidente aéreo del Chapecoense