Compotas orgánicas, salud para los bebés

Compotas orgánicas, salud para los bebés

La iniciativa de las compotas orgánicas para bebés, es la apuesta de una mujer que quiso hacer  empresa con sentido social.

Compotas orgánicas, salud para los bebés

Baby Evolution, es la organización caleña de la emprendedora Vanessa Blum Vásquez, y en la que le hacen una apuesta a la alimentación saludable para los niños.

Blum, después de trabajar en ProColombia, estudió una maestría en la Universidad de Columbia, Nueva York, en Gerencia Sostenible, y básicamente, dice, conoció sobre la manera de dirigir una empresa que fuera responsable con el medio ambiente y las personas. Después, realizó un énfasis en emprendimiento, como lo publicó el diario El País.

La idea de enfocarse en productos orgánicos para bebés, nació de la investigación con muchas madres y de la inexistencia de productos libres de azúcares y almidones en el mercado colombiano. Eso impulsó a Vanessa para que arrancará con la empresa que había soñado desde muy temprana edad.

Las compotas de Baby Evolution, son hechas 100% de fruta orgánica y conservadas con gotas de limón, no tienen agua ni azúcar y cuentan con “el sello orgánico del Departamento de Agricultura de Estados Unidos”, lo que garantiza que no tienen químicos artificiales, ni hacen daño al medio ambiente.

La compañía colombiana ya cuenta con varios premios internacionales, algunos de ellos de la Universidad de Columbia: Primer puesto en clase Lean Launch Pad con el reconocido emprendedor serial y coautor de The Startup Owner’s Manual, Bob Dorf; quedó seleccionada entre las 16 mejores startups de la escuela de negocios del centro educativo en 2014 y entró al competitivo programa Entrepreneural Greenhouse, dirigido por el exitoso empresario Clifford Schorer.

 

Fotografia tomada de Baby Evolution

Noticias relacionadas

La maravillosa carta de una periodista brasileña sobre el accidente aéreo del Chapecoense

La maravillosa carta de una periodista brasileña sobre el accidente aéreo del Chapecoense

La maravillosa carta de una periodista brasileña sobre el accidente aéreo del Chapecoense