Cesantías para estudios: ¿ayuda para los hijos o para la industria privada?

Cesantías para estudios: ¿ayuda para los hijos o para la industria privada?

El proyecto de ley que busca destinar las cesantías para prepagar el estudio de los hijos, tiene tintes claramente capitalistas.

Cesantías para estudios: ¿ayuda para los hijos o para la industria privada?

El pasado 21 de junio, el Congreso de la República aprobó en último de cuatro debates, un proyecto de ley que busca garantizar la educación universitaria a los jóvenes del país, por medio de las cesantías de los padres. La iniciativa es de autoría de Iván Duque, del partido Centro Democrático, quien explicó para el periódico El Espectador que "la intención es que el dinero abonado por el concepto de cesantías de las personas pueda ser retirado parcialmente para destinarlo a prefinanciar la educación superior de los hijos a través de la figura de ahorro programado o de seguros educativos, según sea la preferencia de cada persona".

En lo personal, pienso que el proyecto tiene una doble intención que va más allá del fin altruista de ayudar a los jóvenes en su acceso a la educación superior. Los seguros estudiantiles ya existen y las cesantías pueden quedarse en los fondos que las administran hasta que se necesiten para vivienda o estudio. Los padres que son responsables y conscientes del dificil acceso a la educación en Colombia, pues se organizan y hacen uso de todos esos recursos para poder garantizar ese derecho a los hijos.

Oiga bien, DERECHO. Un derecho constitucional contemplado en el Artículo 67 de la carta magna y que es ampliamente vulnerado en el país causando movilizaciones estudiantiles como la del 2011 en contra de la reforma a la Ley 30. En este orden de ideas, me pregunto: ¿Para qué un proyecto de ley como el del senador Duque?

Pues yo creo, que una medida así, se toma para que los padres vayan pagando lo que al estado le está costando garantizar y de paso inyecte dinamismo financiero a la industria estudiantil. Entre ellas, los mencionados seguros estudiantiles y universidades privadas. Además, imagino yo, que se crea con ello el mercado para un nuevo producto financiero por parte de la banca, el ahorro programado para prepagar estudios de los hijos. Todo esto costeado con las cesantías de los padres, que ya no estarán en las empresas administradoras de ese dinero, sino que pasarán a ser capital de trabajo de otras institución.

Fotografía tomada de Pixabay

Quivo no se responsabiliza por las ideas expresadas en los artículos de opinión, cada una de las publicaciones son responsabilidad de los autores y no definen la postura editorial del medio.

Noticias relacionadas

Así fue como me vengué de mi esposo

Así fue como me vengué de mi esposo

Así fue como me vengué de mi esposo