Muere el último oso polar de Argentina

Muere el último oso polar de Argentina

El mamífero llamado Arturo dejó de respirar el pasado domingo en un zoológico de Mendoza, Argentina. El hecho causó revolución en las entidades ambientalistas y el mundo.

Muere el último oso polar de Argentina

El oso de 31 años de edad ya superaba la expectativa de vida, calculada en 26 años de edad. Sin embargo, su muerte ha levantado controversia respecto al cautiverio de animales en los zoológicos.

Cuatro años atrás, su salud comenzó a empeorar tras la muerte de su compañera Pelusa. Las Autoridades de Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, concluyeron que Arturo venía en un proceso de deterioro irreversible, condición que provocó la pérdida total de su apetito.  Según una publicación de El Heraldo, como consecuencia, el animal presentó pérdida de peso significativa, daños en el olfato por desgaste del hueso nasal y ceguera en el ojo derecho.

Este hecho generó reacción inmediata en las entidades protectoras del medio ambiente. Greenpeace, por ejemplo, manifestó en una publicación que este es "...un ejemplo más de cómo funcionan actualmente la mayoría de los zoológicos de nuestro país, priorizando la exhibición con fines comerciales y recreativos por sobre la conservación y el bienestar animal".

LEER TAMBIÉN: Sacan tortuga del mar para tomarse selfies y pararse encima de ella - ¡Es el colmo!

En el 2014 se solicitó el traslado del mamífero a un centro de conservación de su ecosistema de origen. Pero las autoridades ambientalistas decidieron que por su avanzada edad, el animal no estaba en condiciones óptimas para enfrentar una reubicación.

Entidades ambientalistas esperan que este hecho abra paso a la reconsideración de la situación de especies exóticas en los zoológicos argentinos.

Imagen tomada de Clarín

Noticias relacionadas

Bebé de 3 meses impacta a su papá diciendo ‘Te quiero’ — MÍRALO

Bebé de 3 meses impacta a su papá diciendo ‘Te quiero’ — MÍRALO

Bebé de 3 meses impacta a su papá diciendo ‘Te quiero’ — MÍRALO