Tras 30 años de cautiverio, muere el oso polar más triste del mundo

Tras 30 años de cautiverio, muere el oso polar más triste del mundo

Arturo, el último oso polar cautivo en Argentina, murió de complicaciones derivadas de la vejez, el pasado 3 de julio, en el Parque Zoológico de Mendoza. Tenía 30 años de edad, y era conocido como uno de los animales más tristes del mundo.

Tras 30 años de cautiverio, muere el oso polar más triste del mundo

Según reporta el diario Clarín, el gobierno mendocino explicó que Arturo "falleció por un desbalance hemodinámico, lo que desencadenó en una descompensación multi-sistémica".

A través de un comunicado señalaron que la el oso presentaba un cuadro clínico terminal debido a su avanzada edad y contaron que desde hace algunos días había entrado en "un proceso de descompensación y deterioro marcado irreversible".

Tras 30 años de cautiverio, muere el oso polar más triste del mundo

En los últimos 2 años, casi medio millón de personas firmaron peticiones solicitando el rescate de Arturo. La idea era sacarlo de su fosa de hormigón, bajo el clima árido de América del Sur, que puede alcanzar temperaturas de hasta 37 grados en el verano, y llevárselo a Canadá, que tiene un clima más apropiado para los osos polares.

Tras 30 años de cautiverio, muere el oso polar más triste del mundo

Barry MacKay, de la organización “Born Free USA”, señaló en una entrevista:

"Lo que intentábamos hacer con la petición era darle ese ambiente en el que pasó tantos años evolucionando. Cada parte del cuerpo de un oso polar está diseñado para la nieve, el hielo, para facilitar sus hábitos depredadores y de itinerancia por enormes distancias. Durante 30 años Arturo fue privado de todo eso”.

Y esta privación no ha pasado desapercibida. "El calor debe ser insoportable para él, y su vida solitaria mucho peor".

Tras 30 años de cautiverio, muere el oso polar más triste del mundo

Pero, algunos dudaron de que, Arturo, estaba lo suficientemente sano como para hacer el largo viaje hasta Canadá, y el Zoológico de Mendoza se negó a renunciar a él.

Este video muestra algo verdaderamente doloroso. Bill McDonald CEO de la Sociedad Humanitaria de Winnipeg señaló en la entrevista que: “Él (Arturo), metódicamente hace la misma cosa, una y otra, y otra, y otra vez, y es un indicativo claro de que está enloqueciendo lentamente”.

Aunque un rayo de luz aparece en el horizonte, para muchos animales en cautividad, las cosas están cambiando. El Zoológico de Buenos Aires anunció recientemente que liberaría a muchos de sus 2.500 animales en sus reservas naturales y transformaría la institución ya de 140 años de edad, en un parque centrado en la educación.

Pero, para Arturo, ya es demasiado tarde.

Tras 30 años de cautiverio, muere el oso polar más triste del mundo

"Creo que es una situación trágica, y espero que podamos acabar con el mantenimiento de estos animales en ambientes que no son buenos para ellos", señaló MacKay

Noticias relacionadas

Le inundan el oído con agua para deshacerse de un terrorífico inquilino… ¡escalofriante!

Le inundan el oído con agua para deshacerse de un terrorífico inquilino… ¡escalofriante!

Le inundan el oído con agua para deshacerse de un terrorífico inquilino… ¡escalofriante!