8 cosas que vale la pena recordar cuando todo va mal

8 cosas que vale la pena recordar cuando todo va mal

"Hoy es un día importante en mi vida. Estoy sentada en la cama de un hospital a la espera de una cirugía de extirpación de mama. Aunque suene extraño en mi situación, me siento feliz. Hasta el momento (ahora tengo 69 años de edad) no había tenido ningún problema con la salud. Hoy, sentada en mi cubículo, que se encuentra justo al frente de la sala de pediatría, vi a varias docenas de pacientes con cáncer, que los llevaban y traían  en sillas de ruedas y camillas. Ninguno de estos pacientes tenían más de 17 años ".

Estos son los recuerdos de una anciana, encontrados en el diario después de su muerte por su nieta, la cual admitió, que después de leer estas escrituras empezó a ver su vida de forma diferente. Precisamente ella comenzó a pensar, que no importa lo horrible que parezca la vida, siempre hay algo, por lo cual uno tiene que estar agradecido al destino.

8 cosas que vale la pena recordar cuando todo va mal

En general, la felicidad no es la ausencia de problemas, como muchos creen, sino más bien la capacidad de resistirse a ellos. Por lo tanto, en cualquier situación compleja, lo importante no es pensar en lo que se ha perdido, sino con lo que se ha quedado.

He aquí  algunas cosas que, según la opinión de los autores Marc y Angel Hack, le ayudarán a motivarse, cuando esto más se necesite:

A veces el destino le cierra las puertas a las personas, solo porque llego el momento de seguir hacia adelante. Y esto es la parte positiva, porque muchas veces nos negamos a continuar, hasta que determinadas circunstancias no nos obliguen a hacerlo.

En una situación difícil, recuerde que los problemas nunca se producen en nuestra vida así como así, sin un objetivo específico. Resuelva los problemas y las situaciones difíciles y bórrelos de su memoria, pero nunca olvide lo que estos problemas y dificultades les han enseñado. La presencia de los problemas no es una señal de que está haciendo algo incorrecto. Cualquier éxito significativo contiene una gran proporción de problemas y sufrimientos.

El logro de las metas propuestas requiere de tiempo. Mantenga la calma y sea positivo. Poco a poco, todos los problemas se resuelven, y entenderá que ellos surgieron para aprender. No sucederá de inmediato, pero con seguridad sucederá.

La lluvia, al fin y al cabo, cesa. Las heridas tienden a curarse. La noche siempre se cambia por el día. Nada en la vida dura para siempre.

Por lo tanto, si ahora para usted todo está bien, simplemente disfrute de ese estado, ya que tampoco será para siempre. Si algo anda mal,  no se preocupe mucho, porque al final todo se acaba. El hecho de que en nuestras vidas no todo este bien, no es una razón para no reír y sonreír. Cada momento en la vida es un nuevo comienzo y un nuevo final. Cada momento es la oportunidad de cambiarlo  todo. Simplemente sólo tiene que verla y usarla.

La persona que más se queja, menos alcanza. Siempre es mejor tratar de hacer algo importante y complejo y fracasar, antes que estar de brazos cruzados, sin tener problemas.

Si usted intentó hacer algo, y no lo logró, ese no es el fin. El fin es cuando, en lugar de volver a intentarlo, usted comienza a quejarse. Si usted cree en lo que está haciendo, no se dé por vencido. No deje que las sombras del pasado oscurezcan su futuro. Las quejas en vano de los problemas del pasado no harán que su futuro sea más brillante. Mejor póngase a actuar. Utilice la experiencia adquirida, incluso, si ésta se asocia con situaciones negativas del pasado, para hacer más prospero su futuro. Cambie de forma individual, cambie su vida y nunca mire hacia atrás.

Recuerde que se sentirá  verdaderamente feliz solo cuando deje de quejarse de sus problemas y comience a agradecer por lo que tiene

Nunca se avergüence de las cicatrices obtenidas en la vida. La presencia de cicatrices es una señal de que usted ha sido herido, pero sus heridas se han curado. Usted fue capaz de matar el dolor, ha aprendido la lección, se fortaleció, encontró  la fuerza para seguir adelante. Las cicatrices dejadas por la vida, de alguna forma es una especie de símbolo de triunfo, por el que se puede y se debe estar orgulloso. No deje que las cicatrices lo conviertan en víctima. Aprenda a mirarlas como símbolo de la fuerza, y no como un símbolo de dolor.

En la vida real, la paciencia no es la capacidad de esperar. Esta, más bien, es la capacidad de conservar el estado de ánimo adecuado en los momentos de la realización de sus sueños, de duro trabajo, teniendo presente que vale la pena el dolor y el esfuerzo, realmente invertido en el mismo.

Por lo tanto, si usted decidió intentarlo, a pesar de los problemas,  recorra el camino hasta el final. Esto puede exigirle  algún sacrificio, como por ejemplo, la pérdida del ritmo estable de vida, salirse más allá de su zona de confort. Es posible que se encuentre con las burlas de los amigos y los que le rodean y tendrá que sacrificar las relaciones. De lo contrario no  tendrá sentido empezar.

Y si realmente quiere algo, sin duda lo lograra, a pesar de los contratiempos. Con cada nuevo paso, se sentirá mejor de lo que se puede imaginar. Se dará cuenta de que el sufrimiento no se encuentra en su camino accidentalmente, sino que es parte de este trayecto.

Mantenga una actitud positiva, incluso cuando está rodeado de gente negativa. Sonría cuando los demás traten de oprimirlo. Esta es una manera fácil de conservar el entusiasmo y centrarse en su objetivo. Incluso si los demás le tratan mal, siga siendo usted como es. Nunca deje que las actitudes negativas de los demás lo hagan cambiar. No tome las cosas muy personales, incluso, si parece que están dirigidas a usted personalmente. La gente rara vez piensa sobre usted, y con frecuencia piensan en sí mismos.

Y lo más importante, no cambie sólo para impresionar a alguien que piensa, que usted no es lo suficientemente bueno. Cambie solamente, si tiene la sensación de que necesita los cambios. Recuerde, que no importa cómo haya cambiado, de todos modos habrá personas,  que no estarán a gusto con usted. Así que, en primer lugar piense en sí mismo, y sólo después en los demás. Si usted cree realmente en algo, no tenga miedo de luchar por ello. Una gran fuerza radica en la superación de aquello que otros consideran imposible.

Usted vive una sola vez. Entonces, haga lo qué le hace sonreír y comuníquese con aquellos, que le hacen sonreír.

La fuerza verdadera no se desarrolla cuando usted llora y se queja, sino cuando sonríe y aprecia la vida. Existe una bendición en cada batalla en la que usted participa, pero debe tener la voluntad suficiente y el deseo de abrir el corazón y la mente para verlo. Usted no puede hacer que las cosas sucedan por su fuerza de voluntad. Sólo puede trabajar rompiéndose la cabeza para convertirlas en realidad. En algún momento usted tiene que dar un paso atrás y dejar que  suceda lo que tiene que suceder.

Después de todo, el amar su vida es confiar en su intuición, aprovechar  las oportunidades, correr riesgos, perdiendo  y encontrando la felicidad, apreciar sus recuerdos, aprender mediante la experiencia. La vida es un largo viaje. Tiene que dejar de preocuparse y dudar a cada paso. Ríase de los problemas, viva el momento  actual y disfrute de la vida, sea lo que sea. Puede que, al final, no llegue a donde quería  estar,  pero, seguramente, estará donde tiene que estar.

No tenga miedo de intentarlo de nuevo: tratar de amar, de vivir, de creer. No deje que los desafíos difíciles de la vida endurezcan su corazón. Las mejores lecciones de la vida se aprenden mayormente en los momentos difíciles precisamente y de los peores errores. Habrá momentos en los que le parecerá que todo lo que podía salir mal, está saliendo mal. Usted va a sentir que se está atascado en esto para siempre, pero no es así. Si usted pensó en detenerse, recuerde, que a veces la aparición de problemas es un símbolo de que usted está en el camino correcto, que el éxito no está lejos.

Encuentre la fuerza para sonreír y disfrutar de cada día. Cargue de optimismo y de fe en lo bueno a los que le rodean. No se preocupe por las cosas que no puede cambiar. Viva con sencillez. Diga la verdad. Trabaje con esmero. E incluso, si algo no funciono, siga intentando. Siga creciendo.

Cada día, trate de realizar todas las sugerencias de esta lista simple:

Pensar positivamente.

Comer una comida sana y saludable.

Practicar el deporte.

Preocuparse menos.

Trabajar con esmero.

Reír a menudo.

Dormir lo suficiente.

Noticias relacionadas

Un plomero ganó la lotería y dejó a todos sorprendidos con lo que hizo después...

Un plomero ganó la lotería y dejó a todos sorprendidos con lo que hizo después...

Un plomero ganó la lotería y dejó a todos sorprendidos con lo que hizo después...