Niñas de Siria pueden ser víctimas de abuso sexual

Niñas de Siria pueden ser víctimas de abuso sexual

 

Niñas de Siria pueden ser víctimas de abuso sexual

Imagen tomada de Pixabay

La guerra incesante de la nación ha logrado quebrantar todos los paradigmas de seguridad y bienestar de su sociedad, dejando entrever la violencia de género que se ha sobrepuesto ante cualquier norma de conducta y respeto por la vida humana.

El grupo terrorista Estado Islámico (ISIS), sumergido bajo las corrientes yihadistas, ha logrado estructurar una gran organización al margen de la ley, valiéndose de un orden sin precedentes.

Con anterioridad, se había registrado el uso de redes sociales como Whatsapp para enviar la información de precio, dueño, ubicación y fotos de la mujer víctima de prostitución, situación que se dio a conocer gracias a una activista que envió la evidencia a medios de comunicación internacionales. Sin embargo, ahora la denuncia se realiza por parte de la ONG Human Rights Watch, al afirmar que la prostitución podría desarrollarse en el Líbano.

LEER TAMBIÉN: 

La problemática se cierne en la concepción de autoridad que está rigiendo en el país de Oriente Medio, pues los desequilibrios en materia de seguridad impiden la denuncia de la trata de blancas, el tráfico de inmigrantes y la prostitución forzada. Las fuerzas policiales consideran como criminales a las mujeres que aleguen ser inducidas a los servicios sexuales, lo que aumenta el temor de las víctimas a ser detenidas en el momento de la denuncia.

Adicionalmente, el Gobierno libanés no ha logrado forjar por completo un plan para los casos de trata de blancas, por lo que en el momento no existe siquiera un fondo de ayuda para las personas que hayan sido violentadas por este delito.

 

Noticias relacionadas

El padre recogió dinero para una extraña enfermedad de su hija, pero aseguró que mintió

El padre recogió dinero para una extraña enfermedad de su hija, pero aseguró que mintió

El padre recogió dinero para una extraña enfermedad de su hija, pero aseguró que mintió