¿Cómo sería EE.UU. con la reforma de inmigración de Trump?

¿Cómo sería EE.UU. con la reforma de inmigración de Trump?

 

Donald Trump presentó una elaborada reforma de inmigración como propuesta para su mandato una vez sea elegido como el jefe de Gobierno de Estados Unidos. Dicha reforma está compuesta por tres pilares generales que son fronteras, leyes y mejoras sociales. Cada una de esas esferas comprende en primera instancia, un muro fronterizo para materializar la división entre naciones, mismo que se ubicaría en la frontera sur del país, justo en su borde colindante con México y contaría con, aproximadamente, 1600 km de extensión.

Entre las leyes que prevé el candidato estarían aquellas que regulen el ingreso de inmigrantes, en especial si provienen de naciones con antecedentes terroristas. Finalmente, se menciona las mejoras sociales como un aliciente de niveles de trabajo, seguridad y salarios.

Hasta este punto pareciera que no hay nada extraño, son reclamaciones normales de cualquier estado independiente y autónomo; sin embargo, en el documento de dicha reforma  se puntualiza el hecho de "hacer que México pague por el muro". El motivo parece estar bajo el ideal del sueño americano, pues a pesar de que los ciudadanos estadounidenses pagan correctamente sus impuestos, las personas ilegales provenientes de México (y cualquier nación latinoamericana), abusan de Estados Unidos para enriquecimientos ilícitos a base del contrabando, de acuerdo a las múltiples declaraciones que Trump ha hecho al respecto.

Según la reforma, México pagaría la construcción que costaría ocho mil millones de dólares con base en dos propuestas, la primera sería una aceptación formal por parte de la nación latina para "colaborar" con cinco o diez mil millones, y la segunda sería obligar a que se haga la contribución reteniendo las remesas que se envían de EE.UU a México, mismas que equivalen a 24 mil millones de dólares al año.

LEER TAMBIÉN: Esposa de Donald Trump plagió discurso de Michelle Obama

Desde esta perspectiva parece entonces que el problema no está en hacer clara la división fronteriza entre un país y otro, el inconveniente está en generalizar al extranjero para enaltecer al ciudadano nacional. Es probable entonces que USA comience a vivir una época repleta de xenofobia y violencia discriminatoria. Actos que pueden repercutir en sanciones por parte de entes internacionales como la ONU o la OEA.

Sin embargo, aún queda una pequeña luz que indica la posibilidad de tratarse como una básica estrategia publicitaria para su campaña dirigida a conservadores republicanos, pues para muchos expertos en política y relaciones internacionales, este tipo de propuestas van en contra de los intereses propios de Estados Unidos.

Actualmente, México pertenece al Perímetro de Seguridad Norteamericano, un cordón militar que se creó en 2005 con el fin de coaccionar mutuamente un apoyo de defensa que permita combatir amenazas externas.

Será necesario esperar a que se definan las votaciones presidenciales para conocer el verdadero futuro de Estados Unidos, y el millar de inmigrantes latinos que viven en sus tierras de manera legal e ilegal.

 

Noticias relacionadas

Así fue como me vengué de mi esposo

Así fue como me vengué de mi esposo

Así fue como me vengué de mi esposo