La piña también puede comerse a quien se atreva a comerla

La piña también puede comerse a quien se atreva a comerla

La piña también puede comerse a quien se atreva a comerla

Fotografía tomada de Pixabay

De acuerdo con la información publicada por Planeta Curioso en su página web, el ardor que se experimenta mientras se consume piña es el resultado del proceso químico entre la bromelina, enzimas contenidas en la fruta, y las moléculas en la boca del consumidor.

Al ingerir la fruta, todo su jugo comienza a descomponer las proteínas que se albergan en las zonas sensibles de la piel, dejando como resultado un enrojecimiento, dolor e inflamación del tejido, incluso "cortando" en pequeñas zonas la lengua.

LEER TAMBIÉN: Científicos estudian animal misterioso en Alaska. ¡Esto fue lo que encontraron!

La piña es mucho más concentrada en su tallo, es allí donde los niveles de enzimas son más altos, por ello la advertencia tradicional de las abuelas al impedir que se consuma el "corazón" de cada rebanada de la fruta.

La buena noticia es que este proceso no es en lo absoluto perjudicial para la salud humana, además, el daño que genera la bromelina en la piel es reparado en poco tiempo por la lengua, músculo hidrostato que tiene la habilidad de regenerar las proteínas y su moléculas de aminoácidos que se vean afectados con el consumo de ciertos alimentos.

Noticias relacionadas

"Mi marido murió, pero me visita por las noches" tenebrosas palabras de una viuda

"Mi marido murió, pero me visita por las noches" tenebrosas palabras de una viuda