"No quiero vivir más desde que mi papi me violó"

- Desalentador relato de un niño de ocho años abusado por su padre

- El responsable del grotesco acto, sigue libre por las calles a pesar de haber sido condenado por un tribunal

- Los hechos se presentaron en Morón, provincia de Buenos Aires

"No quiero vivir más desde que mi papi me violó"

Fotografía tomada de debate.com.mx

La deplorable historia sucedió en Morón, provincia de Buenos Aires. Allí, un pequeño de ocho años fue abusado sexualmente por su padre. Ahora, sufre por la imborrable marca, mientras que el responsable continúa libre en las calles.

El indignante hecho, ocurrió hace tres años. “Papá me pasa el p... y me hace doler la cola. Es un secreto, no lo cuentes porque me dijo que me va a sacar la Play y no te voy a ver nunca más, le dijo el menor a su madre”. Esta declaración la motivó a denunciar a su exesposo Guillermo Iscinkoff, padre de la víctima.

“Ayúdame mamá, no puedo dormir porque si me duermo viene el zombie y vuelvo a recordar lo que me hizo. No me lo voy a sacar de la cabeza. Por Dios, no quiero vivir más desde que mi papi me violó”, aún le dice el niño desesperado a su mamá.

Lo más increíble del asunto, es que se ha verificado en diferentes instancias la responsabilidad del padre y fue encontrado culpable, ya que sí lo violó, no obstante, el agresor apeló la sanción y continúa libre en las calles.

LEER TAMBIÉN: Cazadora de doce años causa controversia en redes sociales

La justicia, condenó a Iscinkoff a tres años de prisión, pues considera la falta de antecedentes penales, como un buen motivo para imputar una pena corta.

El hombre es acusado por abuso asexual agravado por el vínculo, pero la opinión pública no entiende cómo le conceden libertad a una persona así. Luego de haberle realizado exámenes mentales, se encontró que el agresor no padece de ninguna patología.

Noticias relacionadas

Vi como el tren me pasaba por encima, perdí mis piernas pero sigo luchando

Vi como el tren me pasaba por encima, perdí mis piernas pero sigo luchando

Vi como el tren me pasaba por encima, perdí mis piernas pero sigo luchando