Sin aprobación de los padres, fue desconectado un niño

Sin aprobación de los padres, fue desconectado un niño

- Un pequeño de tan solo dos años de edad, murió tras la orden de los médicos de desconectarlo de un ventilador artificial

- Los padres no habían dado su aprobación al hospital para que tomara esa medida

- El hecho ocurrió en el Children's Hospital de Los Ángeles, en Estados Unidos

Consternados, se encuentran los padres de un bebé de dos años de edad, quien recluido en un hospital infantil, permanecía conectado a un ventilador artificial. El menor, llamado Israel Stinson, tuvo hace un par de meses un fuerte ataque de asma que le provocó un paro cardíaco. Tras este incidente, se le diagnosticó muerte cerebral.

No obstante, sus progenitores afirmaron que él todavía podía realizar movimientos repentinos cuando los escuchaba, y por ello continuaron con su lucha para salvarlo. Luego de haber ido a Guatemala para buscar opciones, volvieron a Los Ángeles, al Children's Hospital, en donde fue internado.

LEER TAMBIÉN: Mató a su hijo a puñaladas y luego intentó suicidarse prendiéndose fuego con gasolina

Sin embargo, las intenciones y los deseos de sus familiares por una lejana y complicada recuperación, no llegaron a buen término tras la decisión de los médicos, quienes declararon que la mejor y única opción era desconectarlo para que descansara.

El caso llegó a una corte, que lamentablemente validó la determinación del centro de salud. La situación se dio a conocer a través de internet y de las redes sociales, y ha generado cantidad de comentarios que rechazan la resolución de los doctores implicados, y la orden dada por la ley. Muchos piensan que la vida del pequeño, dependía de sus propios padres.

[embed]https://youtu.be/5FW9PE3L0Jk[/embed]

Noticias relacionadas

Por fin encontraron al niño ángel, encargado de guiar el camino de los rescatistas

Por fin encontraron al niño ángel, encargado de guiar el camino de los rescatistas

Por fin encontraron al niño ángel, encargado de guiar el camino de los rescatistas