Asesinados a quemarropa un niño de 10 años y su padre

Asesinados a quemarropa un niño de 10 años y su padre

- El pequeño Gabriel San Luis perdió la vida por un impacto de bala, disparado a quemarropa en la cabeza

- El cadáver del niño de 10 años fue hallado a pocos metros del cuerpo de su padre, que también fue asesinado

- Los niños se han convertido en víctimas de una violencia que ha cobrado la vida de un buen número de personas en Oaxaca

Marcelino San Luis Martínez, de 46 años, y su pequeño hijo, de 10, fueron asesinados con un tiro de gracia en inmediaciones del paraje Yutandiata, en Oaxaca. Los cuerpos sin vida fueron abandonados  y solo se encontraron horas después.

Asesinados a quemarropa un niño de 10 años y su padre

Fotografía: Excelsior[/caption]

Los cadáveres fueron hallados por miembros de la Agencia Estatal de Investigación (AEI). De inmediato informaron a la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, que inició una investigación para dar con los responsables.

El cuerpo de Marcelino San Luis Martínez estaba a unos veinte metros del de su niño, Gabriel San Luis Merino. Ambos se encontraban bocabajo y tenían un tiro en la nuca. De ello se desprende que el crimen fue cometido a sangre fría.

Según informaron las autoridades, el deceso se habría producido el pasado lunes 5 de septiembre, aproximadamente a las 7 de la noche. Hasta el momento se desconocen los móviles del doble asesinato.

[caption id=

LEER TAMBIÉN: No soportó tanto bullying y se suicidó

No es el primer caso de un menor asesinado en Oaxaca. Como se recordará, hace menos de un año el país y el mundo se conmocionaron debido al asesinato de un bebé de 7 meses. En esa ocasión, toda una familia fue ejecutada en plena calle, al parecer por bandas de narcotraficantes que hacían ajuste de cuentas.

Noticias relacionadas

Empleada de McDonald's con síndrome de Down se retira después de 32 años de trabajo

Empleada de McDonald's con síndrome de Down se retira después de 32 años de trabajo

Empleada de McDonald's con síndrome de Down se retira después de 32 años de trabajo