Tuvo que dejar a sus hijos, por amenazas de las pandillas

Tuvo que dejar a sus hijos, por amenazas de las pandillas

- Una madre soltera tuvo que irse de El Salvador para huir de las terribles amenazas que le había hecho una pandilla

- La mujer huyó del país, dejando atrás a sus 2 hijos. Tuvo que vivir horas de espanto, antes de llegar a un refugio en México

- Cientos y cientos de personas de El Salvador y Honduras huyen de sus países diariamente, por la violencia de las pandillas

Gladys es una de las víctimas de las “maras” o pandillas que operan desde hace años en El Salvador. Estos grupos delincuenciales tienen prácticamente controladas varias zonas, e imponen la ley de la fuerza.

Tuvo que dejar a sus hijos, por amenazas de las pandillas

Fotografía: Getty Images[/caption]

Eso fue lo que ocurrió con Gladys, a quien la pandilla “Mara 18” le exigió 1.500 dólares. Ese era el precio que tenía que pagar, porque, según ellos, estaba trabajando en “zona prohibida”. Se trataba de una especie de “impuesto”.

Como la mujer no respondió, las amenazas subieron de tono. Le dijeron que si no pagaba, quienes sufrirían las consecuencias serían sus dos pequeños hijos.

[caption id=

LEER TAMBIÉN: Furiosa reacción de chilenos contra una mujer racista

Gladys asegura que el único camino que le quedó fue el de dejarlo todo para irse del país. Huyó con su pareja y un grupo, dejando a sus hijos. Tuvo que transportarse en lanchas, taxis y camiones hasta llegar al estado mexicano de Chiapas.

Una noche, dos de los hombres con los que viajaban, comenzaron a drogarse e intentaron atacarla con un machete. Gladys logró escapar y llegó hasta el albergue “Hermanos en el camino” de Oaxaca, que desde hace meses recibe a los desplazados de Centroamérica.

Noticias relacionadas

La maravillosa carta de una periodista brasileña sobre el accidente aéreo del Chapecoense

La maravillosa carta de una periodista brasileña sobre el accidente aéreo del Chapecoense

La maravillosa carta de una periodista brasileña sobre el accidente aéreo del Chapecoense