Estar en una película porno es una fantasía hecha realidad

Estar en una película porno es una fantasía hecha realidad

Ahora los usuarios de la tecnología de realidad virtual podrán ver pornografía desde diferentes ángulos; así intentan las compañías de porno evolucionar con el mercado

"Participar en la acción", esa es la nueva premisa de las productoras de cine para adultos que le apuestan a la realidad virtual para revolucionar la manera en la que se ven los filmes porno.

Estar en una película porno es una fantasía hecha realidad

Gracias a los lentes Samsung Gear VR, el espectador de las imágenes Holo Girls Virtual Reality tendrá un campo de visión de 180 grados, que le permitirá contemplar las escenas desde diferentes ángulos.

Estar en una película porno es una fantasía hecha realidad

"Elevamos la pornografía a otro nivel para que el espectador se sienta inmerso. Las escenas ya no serán planas ni en dos dimensiones, los espectadores podrán sentirse parte de la acción", explica Anna Lee, presidenta ejecutiva de la productora Holofilms Productions de Vancouver. Este año, la industria que siempre ha buscado hacer uso de la última tecnología, se moviliza para ir más allá del 3D y las tecnologías móviles, e intenta crear la sensación de participación.

LEER TAMBIÉN: “Violar a mi hermana pequeña?!”

Estar en una película porno es una fantasía hecha realidad

Con estas nuevas tecnologías, ya no hay cortes en las películas sino una acción continua. "Esto es diferente de la tecnología de 3D", asegura Lee, "es un paso más, que ha venido para quedarse", dice. En el futuro, los usuarios podrán intervenir al tiempo que la acción se desarrolla en la película, cuando se trata de relaciones sexuales, la realidad virtual puede ser igual o incluso mejor a la realidad.

Noticias relacionadas

Perrita sufre severa infección de pulgas, pocas semanas después, ¡está irreconocible!

Perrita sufre severa infección de pulgas, pocas semanas después, ¡está irreconocible!

Perrita sufre severa infección de pulgas, pocas semanas después, ¡está irreconocible!