Una gordita se sentó a su lado y él se sintió incómodo. 2 horas después estaba arrepentido

Una gordita se sentó a su lado y él se sintió incómodo. 2 horas después estaba arrepentido

Yo subí la escalera, puse mi equipaje de mano y me acomode al lado de la ventana. Luego a mis oídos llego: "Hola, ¿cómo estás?"

Desde arriba me sonreía una  señora de tamaño enorme. Lentamente bajó su cuerpo en el asiento, ocupando inmediatamente todo el espacio disponible! Me cubrió una ola de disgusto y me volví hacia la ventana...

Una gordita se sentó a su lado y él se sintió incómodo. 2 horas después estaba arrepentido

Ella se inclinó sobre mí y repitió el saludo. De mala gana, yo murmure: "¡Hola!". Ella ligeramente me empujo con el codo de su brazo gordo: "Mi nombre es Laura. Soy del Reino Unido. ¿Y usted? ¿De Japón?".

"Malasia" Сasi que grite en respuesta.

"Oh, lo siento, por favor perdóneme!"  Ella sonrió y me tendió la mano  "Si vamos a pasar uno al lado del otro  6 horas de vuelo, no sería demás hacernos amigos ¿no es así"?

Delante de mi rostro apareció algo semejante a una rama de palma, la que yo apreté de mala gana.

Como si no notara mi reacción hostil, Laura llevó la conversación. Ella me dijo con entusiasmo de que iba a Hong Kong a donde sus amigos, mencionaba todo lo que le gustaría comprar allí, incluyendo regalos para sus alumnos, a los que impartía clases. Yo respondía con monosílabos, pero eso no le impedía que  fuese cálida y atenta, tratando de no infringir en mi espacio personal. "No quiero avergonzarle con mi tamaño de elefante" bromeó Laura.

Para mi sorpresa, unas horas más tarde, la persona a la que ni siquiera podía mirar al principio, me parecía suave y se abrió ante de mí de otro modo. Para mi sorpresa ella era una persona muy culta, de mente abierta, de humor fino, agudas observaciones precisas y buenas maneras. Y después de un tiempo todo el personal de vuelo a cada rato se echaba a reír de sus chistes. Un aeromozo le tomó la mano y agradeciéndole por sus bromas,  y dijo: "Usted ha hecho mi día"

Al ver lo que estaba sucediendo, yo sin querer le pregunté:

"Laura, ¿usted nunca pensó en bajar de peso?"

"No, no. Estoy trabajando activamente en lo contrario, ¿para qué tirarlo todo a mitad del camino?"

"Y a usted no le preocupa el alto riesgo de las enfermedades?"

"¡Ha! Se enferman aquellos que andan preocupados por su peso. ¡Eso es bobería! Si todo el día y en cualquier época del año te gusta tu reflejo  en el espejo, entonces ¡nunca te enfermaras! Tengo un montón de cosas más importantes que seguir que el consejo de los gimnasios,  como por ejemplo "deshágase de su sobrepeso." Yo como comida sana y ando a pie con regularidad. Soy así porque he nacido para ser grande. ¡Eso es todo! Yo tengo de qué preocuparme, aparte de mi peso! "

Ella tomó un poco de vino de la copa.

"Por cierto..."  continuó Laura, "Dios me ha dado tanta felicidad, que mis tamaños son necesarios para sostenerla. Y al comenzar a perder peso, la perderé muy rápido. Muchos, al verme, piensan que soy perezosa y no tengo ninguna fuerza de voluntad. Pero no es así ".

Luego se volvió hacia el aeromozo y pidió con dulzura: " !Más de este vino mágico, por favor!"

Luego continuó: "Por dentro estoy muy delgada, tengo tanta energía que probablemente, de no ser por mi tamaño, lo único que haría, sería correr detrás de los hombres.  Así que esto es como un salvavidas."

Se me escapo de la lengua: " ¿Y los hombres la cortejan?"

" ¡Claro que sí! Yo estoy felizmente casada, pero los hombres, sin embargo, no dejan de cortejarme y proponerme matrimonios... Les gusta hablar conmigo, así que a veces pienso que debería ser una consejera, y no una maestra! Oh, usted sabe, ¡la relación entre hombres y mujeres es tan difícil! Ella lo llama "querido", hasta que él empiece a mentir, y él se deleita con ella, hasta que vea el estado de su tarjeta de crédito! "

En  el final del vuelo al lado de nosotros se amontono la mitad de los pasajeros del salón, y todos ellos bromeaban con Laura, se reían, se bañaban en los cálidos rayos que emanaban de ella. Cuando entramos al aeropuerto, la multitud la abrazaba, despidiéndose de ella  como  si fuera una buena amiga. Luego ella se volvió y me guiñó un ojo. Y me di cuenta de que era la mujer más maravillosa y hermosa de todas las que había visto en mi vida...

Noticias relacionadas

Este bebé escucha por primera vez la voz de su mamá y tiene la reacción más tierna del mundo

Este bebé escucha por primera vez la voz de su mamá y tiene la reacción más tierna del mundo

Este bebé escucha por primera vez la voz de su mamá y tiene la reacción más tierna del mundo