Tenía 101 años y debía cuidar de su hijo discapacitado de 65 años - ¡Un ejemplo de madre!

Tenía 101 años y debía cuidar de su hijo discapacitado de 65 años - ¡Un ejemplo de madre!

El amor de una madre parece no tener límites, tomemos el ejemplo de una abuelita de 101 años de edad llamada Meliah Md Diah que ha cuidado incansablemente de su hijo menor llamado Abdul Rahman Saud, que es discapacitado y no puede caminar, hablar o comer por sí mismo.

Tenía 101 años y debía cuidar de su hijo discapacitado de 65 años - ¡Un ejemplo de madre!

Esta historia se desarrolla en el pueblo de Kuala Nerang, en Malasia, y alcanzó algunos titulares alrededor del mundo.

Lamentablemente, Meliah falleció en agosto del año pasado. A pesar de que no tenía antecedentes de cualquier enfermedad crónica, comenzó a sentir que le faltaba el aliento y murió en casa de su sobrina.

Tenía 101 años y debía cuidar de su hijo discapacitado de 65 años - ¡Un ejemplo de madre!

En sus momentos finales, ella solicitó que le trajeran a su hijo favorito para despedirse de él. Momentos después, Meliah falleció.

Tenía 101 años y debía cuidar de su hijo discapacitado de 65 años - ¡Un ejemplo de madre!

Familiares informaron la triste noticia a Abdul: "Le dijimos a Rahman que su madre había fallecido. A pesar de que es impedido mental y físicamente, pareció entender y se ha mantenido en silencio y retraído".

Tenía 101 años y debía cuidar de su hijo discapacitado de 65 años - ¡Un ejemplo de madre!

En mayo del año pasado apareció esta fotografía en internet que mostraba a la mujer de 101 años abrazando y besando a su hijo discapacitado, y que se volvió viral de inmediato.

Afortunadamente, Abdul no se ha quedado desamparado. Sus familiares ahora se harán cargo de él, tal como su madre lo venía haciendo desde hace 63 años.

Noticias relacionadas

Este niño moría de desnutrición en un orfanato. Ahora que fue adoptado, luce irreconocible

Este niño moría de desnutrición en un orfanato. Ahora que fue adoptado, luce irreconocible

Este niño moría de desnutrición en un orfanato. Ahora que fue adoptado, luce irreconocible