Trabajadores golpearon a cerdas embarazadas pero no van a la cárcel

Trabajadores golpearon a cerdas embarazadas pero no van a la cárcel

- Trabajadores de una granja en España tuvieron que aparecer frente a la corte hoy, después de que aparecieran impactantes imágenes torturando a cerdas embarazadas. A pesar de las imágenes, los hombres evitaron la cárcel.

Dos españoles que trabajaban en una granja no fueron a la cárcel a pesar del impactante video en que torturaban a cerdas embarazas. Además, les arrancaban las crías del útero.

Baja para ver el video

Trabajadores golpearon a cerdas embarazadas pero no van a la cárcel

La sentencia por crueldad animal para Antonio Jimenez Hernandez y Juan Ricardo Rodas fue suspendida. Esto es porque no tenían condenas previas. Se les prohibió trabajar con animales por tres años. También tendrán que hacer un curso en bienestar animal.

El juicio se hizo luego de que aparecieran las imágenes. En el video ellos se ríen mientras que torturan a los animales y los golpean con barras de hierro.

Trabajadores golpearon a cerdas embarazadas pero no van a la cárcel

Luego, ponen cuchillos de metal a sus lados varias veces y arrancan los cerditos de sus úteros. Las crías son arrancadas vivas después del asesinato de las madres.

Tras el veredicto, los abogados de la organización Igualdad Animal dijeron que van a apelar. Para ellos, los hombres deben cumplir tiempo en la cárcel. "Queremos una sentencia histórica y ejemplar," dijeron.

[embed]http://video.dailymail.co.uk/video/mol/2016/09/27/154433661959057691/640x360_MP4_154433661959057691.mp4[/embed]

LEER TAMBIÉN: Te sorprenderás con el hombre que dio a luz a un bebé de su esposa

 

Noticias relacionadas

Padres planearon envenenar a su bebé que nació sin nariz - Entonces los doctores les prescribieron algo que las farmacias no podían ofrecer

Padres planearon envenenar a su bebé que nació sin nariz - Entonces los doctores les prescribieron algo que las farmacias no podían ofrecer

Padres planearon envenenar a su bebé que nació sin nariz - Entonces los doctores les prescribieron algo que las farmacias no podían ofrecer