Una historia de amor que terminó con 46 puñaladas

Una historia de amor que terminó con 46 puñaladas

- Delio José López Velásquez, de 23 años, asesinó con sus propias manos a su compañera sentimental, Carolina Cuartas, de 21.

- El hombre había jurado que la mataría a ella y a su madre, si la mujer terminaba la relación.

La historia de amor comenzó hace dos años, cerca de Medellín. Todo iba bien hasta que él comenzó a celarla de manera obsesiva.

Una historia de amor que terminó con 46 puñaladas

Fotografía: Q'Hubo[/caption]

El hombre se apostaba en la ventana de su casa y desde allí vigilaba a su novia. Si ella salía a la calle, López la perseguía y le recriminaba. No quería que viviera más que para él.

Carolina Cuartas quedó embarazada, pero no aceptó convivir con Delio José. Estaba harta de sus celos y ya tenía intención de terminar la relación, pero el bebé en camino la persuadió de continuar.

Hace un par de meses, sintió que ya no aguantaba más. Así se lo comunicó a López, que reaccionó violentamente. Le juró que si terminaban, él mismo la mataría a ella y a su madre. La mujer vivía presa del miedo, pero aún así, decidió iniciar un proceso judicial contra López y rompió con él.

[caption id=

LEER TAMBIÉN: ¿Quién es Camilo Sanclemente, el depredador de mujeres?

El pasado jueves se encontraron en una reunión. López aprovechó un descuido de los asistentes, tomó a la mujer por el cabello y la arrastró por el piso hasta una casa vecina. Después, le propinó 46 puñaladas en la cara y en todo el cuerpo.

Dos niños avisaron de lo ocurrido y pronto llegaron algunos vecinos a auxiliarla. Pero ya era tarde. López gritaba que la amaba y que él no la había matado, pese a que estaba sobre ella y tenía el cuchillo ensangrentado en sus manos.

El homicida quedó a disposición de las autoridades.

Related news

Le atribuyen grandes milagros a un grupo de delincuentes que ya murieron

Le atribuyen grandes milagros a un grupo de delincuentes que ya murieron

Le atribuyen grandes milagros a un grupo de delincuentes que ya murieron