Encontró una serpiente GIGANTESCA en su sala. Y cuando la tocó... ¡No quiero ver!

Encontró una serpiente GIGANTESCA en su sala. Y cuando la tocó... ¡No quiero ver!

En varias ocasiones he llegado a mi casa para encontrarme con que un intruso inesperado se había adentrado en mi reino sagrado sin permiso.

Pero estamos hablando de una polilla, una lagartija o una abeja, algo que puedes retirar de tu hogar abriendo una ventana o una puerta.

Pero lo que este señor se encontró en la sala de su casa supera cualquier imaginación más alocada.

Ahí estaba ella, gigantesca, con sus varios metros enrollados, como si ese suelo de losa fuera un pedacito fresco de selva.

¿Y qué hace el humano? Hace exactamente lo que no debe, como todo homo sapiens incauto, piensa que quiere sentir su piel, y estira la mano:

El hecho de que sea tan grande no significa que sea lenta… ¡todo lo contrario! No son venenosas, pero sus colmillos tienen el potencial de hundirse en tu mano y causarte un dolor insospechado.

Noticias relacionadas

Mi esposo y yo dormimos en cuartos separados, y eso ha salvado nuestro matrimonio

Mi esposo y yo dormimos en cuartos separados, y eso ha salvado nuestro matrimonio

Mi esposo y yo dormimos en cuartos separados, y eso ha salvado nuestro matrimonio