Este padre fundó su propia escuela cuando no pudo encontrar una para su hija

Este padre fundó su propia escuela cuando no pudo encontrar una para su hija

La vida Patrick Donahue cambió cuando nació su hija Sarah el 5 de junio de 2005. Cinco días después de su nacimiento notó que Sarah estaba aletargada. Así que decidió llevarla de nuevo al pediatra, le hicieron varias pruebas.

Unas semanas después descubrieron que había perdido el 60 % de su corteza cerebral, como resultado de la violenta agitada que le dio su enfermera.

Este padre fundó su propia escuela cuando no pudo encontrar una para su hija

Tomada de Huffington Post.

LEER TAMBIÉN: ¡Atención! Esta comida "saludable" causa cáncer y daño cerebral ¡Deja de comerla inmediatamente!

“Nunca olvidaré el primer día que la traje de regreso al hospital y trataban de ponerle una vía en las venas”, dijo Donahue, quien tiene una exitosa carrera como consultor político. “Las lágrimas se me salían. Su boca estaba muy abierta, porque por la lesión cerebral no podía llorar. Desde ese momento, supe que necesitaba ser la voz de Sarah Jane”.

BAJA PARA VER EL VIDEO

Donahue, desde entonces, se abocó por los niños con daño cerebral. En 2013 fundó la Academia Internacional de Esperanzas, que es la única escuela en Nueva York (EE UU) que se especializa en niños con desórdenes cerebrales.

Este padre fundó su propia escuela cuando no pudo encontrar una para su hija

Tomada de Huffington Post.

En la actualidad la escuela tiene 24 estudiantes y 50 personas a tiempo completo que conforman el personal, por lo que su matrícula alcanza los 135.000 dólares. El costo es reembolsado por el Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York, pero solo después que los padres demandaron exigiendo que no había una escuela pública que atendiera las necesidades de sus hijos.

LEER TAMBIÉN: Cuando tomas agua en ayunas al despertar, sucederán estas 8 increíbles cosas

Mira de los frutos cosechados por Donahue

Con información de Huffington Post.

Noticias relacionadas

Tomó una lata de Coca Cola y la echó sobre su pelo. ¡Tuvo una razón brillante para hacerlo!

Tomó una lata de Coca Cola y la echó sobre su pelo. ¡Tuvo una razón brillante para hacerlo!

Tomó una lata de Coca Cola y la echó sobre su pelo. ¡Tuvo una razón brillante para hacerlo!